Páginas

20 nov. 2015

La mascota de la conmemoración del V centenario de la primera circunnavegación queda registrada como Marca



20/11/2015.-"Navegi & Luzi ya son cosa nuestra, y es que, un dibujo puede convertirse sin más en el símbolo de la historia que acompaña a nuestro pueblo" Así de satisfecho se ha mostrado el presidente de Apysan, Faustino Lozano, después de que El Círculo de Artesanos contara con la asociación de empresarios para realizar los trámites del registro de la marca a través de la Oficina de Integración Comercial de Sanlúcar.  De este modo, “Navegi & Luzi”, mascota de la conmemoración del V centenario de la primera vuelta al mundo ya consta en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

Obra de la pintora alemana afincada en Sanlúcar, Uta Geub, representa a un navegante de la época y a un pájaro que lo acompaña. "Se convierte así en identidad corporativa de un gran acontecimiento para el mundo y su futuro a partir de la fecha" Sin embargo su aspecto no tiene nada que ver con el Siglo XV. "Se trata de un dibujo adaptado a los tiempos con el que se identificarán mayores y jóvenes para potenciar así su proyección de futuro"

   Junto a los actos de conmemoración que se están diseñando para celebrar la partida de Juan Sebastian El Cano y sus navegantes, será símbolo de unión entre las diferentes culturas. Se trata de unos acontecimientos que darán la oportunidad a Sanlúcar de ser mundialmente conocida por ser puerto y puerta de América y por albergar trozos de historia que iniciaron con una hazaña inimaginable para el hombre de aquella época. Todo esto, concluye Lozano, "está dotando a Sanlúcar de Barrameda de un proyecto de Ciudad Universal en concordancia con su historia"



La conmemoración del V centenario de la primera vuelta al mundo tendrá lugar desde el 20 de septiembre de 2019 al 6 de septiembre de 2022, estos actos están organizados por  el Ayuntamiento de la ciudad además de otras instituciones de carácter civil como la Fundación Puerta de América, el Círculo de Artesanos y la Fundación Eduardo Domínguez Lobato. 

No hay comentarios: