Páginas

27 mar. 2015

La Junta Local de Seguridad aprueba el dispositivo para la próxima Semana Santa



El alcalde-presidente del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda, Víctor Mora, y el subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre,  han copresidido en el Palacio Municipal la reunión de la Junta Local de Seguridad para planificar el dispositivo de la Semana Santa de esa localidad, uno de los acontecimientos que más número de personas reúne en la calles de la ciudad a lo largo del año.




Este año las fechas de celebración son las comprendidas entre el 27 de marzo y el 5 de abril, de Viernes de Dolores a Domingo de Resurrección.



En la reunión ha participado una representación del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, con el que se coordinó el dispositivo que permitirá que los desfiles procesionales se celebren con brillantez y con garantías de seguridad para todos.



Policía Local

Según recoge el dispositivo, entre 23 y 35 agentes de la Policía Local velarán diariamente -según la jornada- por la seguridad en la ciudad y en los recorridos procesionales. Así, atenderán los flujos de personas en la Carrera Oficial, manteniendo los espacios libres y alternándolos con el recorrido de las hermandades. 



En la entrada de ambas zonas de palcos se situarán dos agentes de la Policía Local que se encargarán de velar porque no acceda a la misma ninguna persona ajena a las hermandades que hagan estación penitencial en cada jornada, con especial atención a los vendedores ambulantes. También estarán presentes en el resto de calles por donde transiten las cofradías, lo que motivará que en algunos momentos participen hasta casi cuarenta efectivos.



Las zonas de mayor incidencia de personas serán las contempladas como Carrera Oficial, y especialmente las calles San Juan, Ancha, Trascuesta, Cuesta de Belén, el Casco Histórico, plazas de Paz, San Roque y Cabildo, y zonas de salida y entrada de las hermandades en las distintos puntos de la ciudad.



Todas las Cofradías irán acompañadas delante de la cruz de guía por una pareja de agentes de la Policía Local, que controlarán el buen discurrir de cada cortejo por las calles de la ciudad.


En las calles que por su situación pasan varias hermandades se colocará la señalización circunstancial de prohibido parar/estacionar durante toda la Semana Santa en horario de procesiones. Estas calles son Descalzas, Escuelas, Plaza Manuel Romero Pazos, Cava del Castillo, Cuesta de Belén, Bretones, Jesús Cautivo, Plaza de la Paz, Cárcel, Santiago, Santo Domingo, Carnicería, Caballeros, Cuesta de la Caridad, San Juan y Bolsa.

En la Cuesta de Belén se retranqueará la valla que protege la obra del mercado de abastos, de manera que quede el mayor espacio posible para los desfiles procesionales garantizando la seguridad de los ciudadanos.

Durante todas las tardes de la Semana Santa, la Policía Local retirará los vehículos estacionados que estorben al paso de las cofradías en los distintos recorridos, así como en la madrugada del Viernes Santo y en la madrugada del Domingo de Resurrección.

Además de acompañar a las cofradías durante su recorrido, la Policía Local seguirá regulando el tráfico en el casco urbano y el dispositivo de trabajo ordinario en toda la ciudad, atendiendo por lo tanto a los requerimientos diarios y los controles de circulación, así como control de la venta ambulante ilícita y la ocupación ilegal de la vía pública.

Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil 
La plantilla de la Comisaría Local del Cuerpo Nacional de Policía, por su parte, se coordinará con la Policía Local y con la Unidad Adscrita del Cuerpo Nacional de Policía a la Comunidad Autónoma, así como con la Guardia Civil, que realizará controles de alcoholemia y de droga en los accesos con vehículos a la localidad.

Este dispositivo irá dirigido a garantizar la Seguridad Ciudadana y prevenir los hechos delictivos que pudieran darse, tales como sustracciones en interior de vehículos, robos con violencia/intimidación o robos con fuerza, ya sean en viviendas o establecimientos, tratando lograr un refuerzo de la seguridad, tanto objetiva como subjetiva, en los ciudadanos.

Con este fin se va a reforzar la vigilancia policial en las zonas donde mayor número de personas se concentran, tanto en el Barrio Alto como el Bajo, por las diferentes calles por las que discurren los desfiles procesionales tratando de evitar la comisión de ilícitos penales.

No hay comentarios: