Páginas

30 oct. 2015

La Manzanilla de Sanlúcar más unida que nunca



Gabriel Raya Toscano
“No hay mal que por bien no venga”. Este refrán que según el Centro Virtual Cervantes “transmite una visión optimista de la realidad, pues indica que de una contrariedad se puede extraer algo bueno”, se ha hecho realidad en la ciudad de la Manzanilla.

Acusaciones desde el descrédito y la más absoluta competencia desleal entre empresas del mismo gremio como es el vinatero, vienen padeciendo las bodegas sanluqueñas que apostaron hace años por jubilar a la arcaica garrafa de cristal y dar paso a un envase que viene a solucionar los problemas de un recipiente más decorativo que práctico, así como a responder a una cada vez más creciente demanda del mercado. El Bag in Box es a día de hoy el envase que cumple y garantiza los estándares más altos de calidad e higiene alimentaria, ideal para hostelería y otros canales de distribución.

Pero en  pocas ocasiones las bodegas de Sanlúcar han ido de la mano en defensa de sus intereses y ello ha provocado la situación actual, en la que los destinos de una Denominación de Origen Protegida como es el de Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda, están en manos de una patronal bodeguera, Fedejerez, que por su mayoría en el Consejo Regulador compartido con la D.O. Jerez-Xérès-Sherry impone sus criterios, habla y manda, en contra de la industria vinatera sanluqueña que aunque quisiera no tiene poder de decisión en su propia Denominación de Origen. De locos…

La gota que ha colmado el vaso puede que haya sido la determinación de prohibir los graneles en el Marco. Ahora que se está recuperando el consumo y promoviendo entre un público más joven la cultura del vino, sobre todo gracias a los Mostos y Tabancos, pretenden borrar de un plumazo siglos de historia y tradición.

No será en Sanlúcar de Barrameda, donde espero de corazón que TODAS las bodegas sin excepción se unan a la anunciada nueva asociación profesional de los bodegueros sanluqueños, para de esta forma tener un organismo vivo presente ante el Consejo Regulador y las distintas administraciones en defensa de los intereses de nuestra Manzanilla, nuestras costumbres y nuestra gente. Porque sin lugar a dudas hay ocasiones en las que no estar se traduce en estar en contra, siendo esta una de ellas.
Gabriel Raya Toscano

No hay comentarios: