Páginas

10 abr. 2015

Cirujanos de toda Andalucía participan en una jornada sobre intervención mínimamente invasiva en el Hospital de Jerez



Este centro sanitario cuenta con una unidad funcional dedicada especialmente a la cirugía gástrica y esofágica



Una veintena de cirujanos de toda Andalucía han participado esta semana en una jornada sobre intervención mínimamente invasiva esófago-gástrica en el Hospital de Jerez de la Frontera. La actividad ha estado organizada por la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía General del centro, perteneciente al Área de Gestión Sanitaria Norte de Cádiz, y en ella se han podido retransmitir en directo dos intervenciones de extirpación del esófago por cirugía combinada toracoscópica y laparoscópica. 



Los asistentes son especialistas interesados en actualizar conocimientos e iniciarse en esta técnica de alta complejidad quirúrgica y anestésica.



Las intervenciones han sido realizadas por los cirujanos del Hospital de Jerez Francisco Mateo Vallejo y Carlos Medina Achirica, los cuales forman una unidad funcional dedicada especialmente a la cirugía gástrica y esofágica donde llevan realizados más de 60 procedimientos quirúrgicos, tanto por patología benigna como maligna del estómago y del esófago. Con ellos ha estado además uno de los más prestigiosos cirujanos europeos, el profesor Miguel Ángel Cuesta Valentín, jefe del Departamento de Cirugía del Hospital Católico de Ámsterdam y profesor emérito de dicha Universidad. Cuesta Valentín ha sido quien ha abierto el campo para el desarrollo de la cirugía esofágica mínimamente invasiva y ha potenciado su abordaje por toracoscópica con el paciente en la posición de decúbito prono.



La experiencia acumulada en los últimos años por estos cirujanos ha posibilitado la participación del Hospital de Jerez en el estudio de investigación internacional “Stomach Trial” codirigido por el citado Cuesta Valentín, donde se investigan los resultados oncológicos y quirúrgicos de la gastrectomía total laparoscópica por cáncer.



Hasta ahora, la cirugía del cáncer de esófago conllevaba la realización de una apertura del tórax, el abdomen y el cuello, mientras que con la cirugía mínimamente invasiva se realizan tres orificios menores de 1 cm en el tórax, cinco orificios de entre 0,5 a 1 cm en el abdomen y sólo se realiza una incisión en el cuello por donde se extrae toda la pieza  quirúrgica y se realiza la anastomosis. Los beneficios potenciales, como toda técnica mini-invasiva son un menor dolor postoperatorio y una recuperación más rápida del paciente.

No hay comentarios: