Páginas

12 abr. 2015

BALTAZHIEVA NOS DESCUBRE A BOTEV, UN POETA QUE NECESITAMOS AHORA

La poesía combativa, la llamada al sujeto callado, al esclavo que asiente, emergió con fuerza este pasado viernes en el Patio de Columnas de Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda.

Allí tuvo lugar el acto, en cuya organización ha colaborado la Delegación de Cultura del Ayuntamiento, de presentación del libro ‘Hristo Botev. Poesía’. La ciudad de Sanlúcar tuvo el lujo de acoger a Zhivka Baltadzhieva, profesora de la Universidad Complutense, poeta de reconocido prestigio internacional,   y autora de la selección, estudio previo, y traducción de los poemas de Hristo Botev.

La asistencia fue masiva, y entre público se hallaban personas de todas las edades, jóvenes y no tan jóvenes, otorgando al momento un aura que parecía ligar momentos de rebeldía, de ahora, y de tantos momentos pasados en que ha sido necesaria, momentos que ahora piden ser recordados para poder alimentar el pensamiento y, también, la acción necesaria.

Zhivka Baltadzhieva disertó sobre la obra y vida de Botev, y lo hizo creando un relato en que se mezclaban los sufrimientos de su vida, los de Botev, y los nuestros de ahora, y lo hizo insistiendo en la esperanza, en la necesidad de creer en el ser humano.

Insistía en que la poesía de Botev, además de la desalienante dureza necesaria, significaba, antes que nada, un amor inmenso al ser humano.

La lectura que Baltadzhieva realizó al final de algunos poemas del poeta búlgaro elevó la temperatura emocional del momento, creando una atmósfera única en la que se mezclaban la reivindicación, lo poético, y, simplemente, el valor de la palabra, el valor del decir que soporta la dignidad del sujeto, un decir distinto que quiere, y lo hace, recuperar la condición del ser humano.

La presentación tuvo, además, el regalo de la interpretación en directo de dos adaptaciones musicales de poemas de Botev, a cargo de Paco Luque, artista sensible y solidario, que desde el principio aceptó ser partícipe y actor indispensable de un hecho en el que, además de la palabra, la música también se hacía necesaria.

Luis Enrique Ibáñez, profesor de Lengua y Literatura en el IES Cristóbal Colón, fue el encargado de presentar a Zhivka Baltadzhieva. Insistió en la urgencia, como decía Botev, de no asumir la condición de oprimido, de rebelarse ante un lenguaje, una inercia, que acostumbra a la quietud, al silencio, de no asumir esta “dictadura de la indecencia” de la que habla Emilio Lledó.

Ana Morillo, Delgada de Cultura, presidió al acto y agradeció la presencia del público y de todas las colaboraciones que lo hicieron posible. Además, subrayó el color combativo que la poesía de Botev ofrece.



No hay comentarios: