Páginas

4 dic. 2014

Couso recuerda a Bernardino León que Libia es hoy un Estado fallido por culpa de los bombardeos de la OTAN contra Gadafi

“Un estado fallido por el desastre de la intervención de la OTAN” contra Gadafi. Así definió el vicepresidente de la Comisión de Exteriores del  Parlamento Europeo, Javier Couso, la situación de Libia en una reunión en Bruselas que contó con la presencia de Bernardino León, representante especial de la ONU para Libia.

El eurodiputado de Izquierda Unida lamentó que los países que participaron en la misión de bombardeos sobre Libia para derrocar a Muamar Gadafi no hicieran caso “a la iniciativa argelina, que con la Unión Africana, podría haber tenido un resultado distinto” y, por el contrario, acabaran siendo responsables de la “muerte de civiles inocentes y una crisis humanitaria, que acabó en una guerra civil que está convirtiendo a Libia en un Estado fallido”.

Couso mostró su profunda preocupación por “la desestabilización de la zona” que provocó aquella intervención bélica, y remitiéndose a varios reportajes periodísticos, expuso cómo Libia está siendo “utilizada como base de entrenamiento de combatientes  islamistas sirios, tunecinos y egipcios, con el apoyo de Turquía y Qatar”.

Egipto, afirmó Couso, “dice que no está participando, pero EEUU ha acusado tanto a Egipto como a Emiratos Árabes de haber realizado bombardeos contra las milicias en secreto”.

Y entre medias de este movimiento de fuerzas en la región se encuentran Túnez y Argelia, cuyas alertas sobre las consecuencias de la guerra en Libia parecen ser ignoradas por las instituciones internacionales. “Por si todo lo dicho hasta ahora no es suficientemente preocupante –dijo Couso- les voy a citar las palabras del ministro de Interior tunecino, Lofti Ben Jeddou, en una entrevista en prensa: ‘Libia es una bomba de efecto retardado para Túnez y Argelia por el tráfico de armas. Hablo de vehículos  4x4 disponibles como juguetes en manos de los extremistas en Libia, a campos de entrenamiento, de desaparición de misiles SAM-7, de misiles guiados, de artillería anticarro, de cohetes RPG y de aviones. Han desaparecido 12 aviones en Libia, que podrían ser utilizados en operaciones espectaculares en Túnez y Argelia. Están en manos de gente que sólo piensa en el sabotaje y la destrucción’”.

Tras leer las palabras de Ben Jeddou, Couso dirigió dos preguntas a León. La primera hizo referencia precisamente a si la ONU está trabajando con los actores de la región, la Unión Africana y la Liga Árabe, para abrir un proceso de diálogo nacional. El representante de la ONU aseguró que el contacto es permanente y que esta misma semana él viajaría a Addis Abeba, “para una reunión del grupo de contacto creado por la UE”. Asimismo, explicó al eurodiputado que en Sudán también habría un encuentro esta semana entre “los países vecinos que colaboran con las iniciativas de Naciones Unidas”.

La segunda pregunta de Couso tenía que ver con la financiación que los grupos extremistas están consiguiendo a través de la venta de petróleo de los yacimientos que controlan tras la guerra. Según León, “la comunidad internacional está muy preocupada” por “los activos que obtienen de la venta de ese petróleo”, pero más allá de decir que se está estudiando la situación, no aportó ningún dato al respecto.

VÍDEO

No hay comentarios: