Páginas

10 dic. 2014

APYSAN no acepta que el Ayuntamiento haya rechazado todas y cada una de sus alegaciones a la ordenanzas fiscales para 2015



Desde nuestra asociación entendemos que se ha hecho caso omiso a cientos de empresarios y autónomos que han aportado numerosas propuestas, a través de APYSAN, mediante las alegaciones a las Ordenanzas de 2015, para mejorar la delicada situación que vivimos en estos momentos, viendo peligrar cada día más la permanencia de sus negocios.

Tras numerosos escritos, propuestas, e iniciativas, estamos hartos de proponer consensos sobre los temas que nos incumben, y ser ignorados. El colmo ha sido, el rechazo total de 60 folios de alegaciones, un trabajo arduo, con propuestas para ser debatidas y consensuadas, ver cuáles eran posibles de aplicar ahora o en un futuro cercano.

Nosotros estamos intentando que los ciudadanos y todos los empresarios de Sanlúcar de Barrameda, se enteren cuales han sido nuestras propuestas, y que puedan visualizarla en nuestra Web y en nuestra cuenta de Facebook, donde hemos colgado por partes el escrito completo de alegaciones que presentamos al Ayuntamiento.

Desde APYSAN, fuimos recogiendo las inquietudes y demandas de nuestros asociados, y hemos intentado encajarla con la experiencias de otras poblaciones cercanas que ya las tenían aprobadas, y así, ponérselo más fácil al Ayuntamiento, proponíamos la modificación de la ordenanza de Basura, del IBI, del Licencias Apertura, de Plusvalía, y por otro lado, una modificación en profundidad de la ordenanza Reguladora de la Actividad Económica, ya que el precepto fundamental en que se basa esta derogado por la Junta de Andalucía, no tiene validez, y esta ordenanza no se puede aplicar, así como la aportación de dos nuevas ordenanzas especificas: una, Ordenanza Regulador de Fomento del Empleo, y otra, Ordenanza Reguladora de Ayudas al Comercio Minorista.

Entendemos que el principal objetivo de las ordenanzas fiscales de 2015 debería ser la creación de puestos de trabajo y la reactivación económica, y no pretender recaudar más, para luego guardar el dinero y decir que se ha ahorrado. El objetivo final de una Ordenanzas debe ser redistribuir las riquezas e incentivar la actividad económica y la creación de empleo.

Entendemos que estas Ordenanzas, y la de años anteriores, perjudican la actividad comercial de nuestros asociados, y, con nuestras alegaciones solo queríamos reducir la presión fiscal a la que están sometidos los establecimientos sanluqueños, que les está haciendo muy complicado el mantenimiento de su actividad empresarial que ha quedado reducida a escasos 3 o 4 meses al año. Y, intentar reducir el retraso de más de 10 años en incentivos fiscales con los municipios de alrededor, que nos “roban” las empresas.

Lo que queremos es que Sanlúcar de Barrameda pueda competir con otros municipios en plano de igualdad y con una medidas fiscales que puedan hacer que una empresa se decante por Sanlúcar para invertir, que vengan empresas nuevas, que se mantengan las que están, y poner los medios para que no se vayan ninguna más.

Agradeceríamos a quien nos están gobernado que miren de vez en cuando a la Constitución, al Estatuto de Autonomía de Andalucía,  a La Ley de Bases de Régimen Local, y repasen en su contexto las palabras “participación” y “consenso”. Que por ganar unas elecciones, no se está legitimado durante cuatro años para ningunear  a ciudadanos y empresarios, hay que contar en ellos todos los días, para que participen y ayuden entre todos a que Sanlúcar mejore.

Y, sobre todo, pedimos más colaboración  para una organización empresarial que cuenta con más de 500 asociados, pues nosotros defendemos a aquellos microempresarios que han invertido hasta la camisa, que tienen su casa hipotecada, que trabajan todas las horas del mundo y dan empleo a la gente que pueden. De hecho la mayoría del empleo de Sanlúcar lo generan estos empresarios, que no son esos del pelotazo, son esos del pequeño comercio de moda, del bar, etc. Ese empresario de a pie que merece que se pongan en valor y que la sociedad de Sanlúcar respeta y apoya.

En estos tiempos que vivimos, un Ayuntamiento del siglo XXI debe saber escuchar y este abierto al dialogo, y, el punto de partida de ese dialogo es siempre una queja o una propuesta, que tienen que ser el inicio de un dialogo constructivo, de todas formas, aún estamos dispuestos a debatir y consensuar todas y cada una de nuestras propuestas, y mantener un dialogo continuo con el Ayuntamiento, por el bien de Sanlúcar.

No hay comentarios: